Oftalmología Pediátrica - Clinilaser Clínica Oftalmológica
 

Oftalmología Pediátrica

Home » Oftalmología Pediátrica

¿Qué son los trastornos oculares infantiles?

La edad infantil es, por definición, la etapa en la que se está formando el Sistema Visual de las Personas. En concreto, el comienzo del desarrollo del sistema visual se produce antes de nacer y se completa alrededor de los 10 años a 12 años de edad.

En esta etapa resulta esencial controlar su evolución. Aunque en la inmensa mayoría de los casos los trastornos oculares infantiles no revisten gravedad es preciso abordar su corrección lo antes posible.

Los trastornos oculares infantiles más frecuentes son los relacionados con los defectos de refracción, como la Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo. Entre los menos frecuentes destacan la Ambliopía u “ojo vago, el Estrabismo y la Catarata congénita.

Pide información sin compromiso

He leído y acepto la información sobre protección de datos facilitada en la Web y autorizo a que me contacten para ofrecerme productos y servicios relacionados con los solicitados y fidelizarme como cliente.

Asegurarse de que la visión es correcta es así mismo muy importante en la etapa escolar ya que los niños están adquiriendo conocimientos y habilidades que van a influir en su futuro y en los que el estado de su visión juega un papel determinante. Cabe recordar que una de las principales causas del fracaso escolar está directamente relacionada con una visión defectuosa.

Un niño jamás se quejará de su visión; ellos simplemente piensan que lo que ven es lo normal. 

La detección de los trastornos oculares infantiles

La detección de la existencia de posibles trastornos oculares infantiles es una labor de los padres y los profesores.

El calendario lógico de Revisiones oculares en la edad infantil es:

  • Entre 2 y 3 años: A esta edad es posible empezar a detectar y corregir la ambliopía conocida como “ojo vago”.
  • Entre 3 y 5 años: En el proceso de crecimiento del niño, los trastornos oculares refractivos empiezan a ser localizables en esta etapa y en el caso de que existan es conveniente realizar una revisión anual para evaluar la evolución de la graduación. Unas gafas mal graduadas no servirán para nada.
  • A partir de los 6 años: Es recomendable efectuar una revisión cada 3/4 años, en el supuesto de que el Niño no se haya visto afectado por ningún trastorno ocular, hasta ese momento.

La Ambliopía

Más comúnmente conocida como “ojo vago” este trastorno ocular infantil consiste en que la información visual de uno de los dos ojos es “ignorada” por el cerebro. En la mayoría de los casos el cerebro lo anula porque ese ojo tiene un problema de refracción (necesita gafas), o presenta estrabismo (tuerce el ojo).

Transcurrido el periodo de maduración de la visión en torno a los 6-7 años de edad, el ojo afectado no podrá mejorar su visión a pesar de ser anatómicamente normal, y esto supondrá la pérdida de visión binocular que es la que nos permite percibir la tridimensionalidad de las cosas.

Síntomas

Se puede detectar a través de una revisión oftalmológica. El niño no es capaz de detectarla por sí mismo y menos de manifestar que no ve correctamente. Es esencial que padres y profesores estén pendientes de observar algunos síntomas externos. Por ejemplo si el niño tiende a girar la cabeza o guiña alguno de los ojos de forma sistemática al leer o mirar algún objeto. No siempre es fácil porque el ojo de los niños tiene una capacidad de acomodación visual muy elevada de forma que, incluso con este trastorno, pueden hacer una vida totalmente normal sin que los adultos de su alrededor seamos capaces de detectarlo.

Tratamiento

Tradicionalmente se utilizaba la oclusión temporal del ojo “sano” mediante un parche a fin de que el “ojo vago” recuperarse funcionalidad. Además, en la actualidad se utiliza como apoyo la “Terapia visual” que consiste en la realización de sencillos ejercicios de visión tutelados por un Optometrista. Es imprescindible una graduación adecuada.

Normalmente es necesario llevar a cabo varias sesiones de Terapia visual e incluso que el niño realice en su casa ejercicios pautados por el Optometrista.

El Estrabismo

Este trastorno ocular infantil consiste en la pérdida de paralelismo en la visión de los ojos. En otras palabras, cada ojo puede mirar en una dirección distinta.

El estrabismo tiene como causa fundamental que la acción de los músculos que permiten mover los ojos no actúan de manera coordinada.

La consecuencia es idéntica a la de la Ambliopía: cada ojo trata de enviar al Cerebro la imagen que ve y este acaba por descartar una de las imágenes transmitidas por el ojo menos dominante, convirtiéndolo en un “ojo vago”.

Síntomas

Al igual que en el caso de la Ambliopía, es esencial detectar y corregir este defecto lo antes posible.

Lo que ocurre es que, a veces y salvo en los casos en que la desviación es muy evidente, no siempre es fácil detectar la existencia de estrabismo mediante la observación por los propios medios.

Será necesario efectuar una revisión ocular en el oftalmólogo para detectar alteraciones en la motilidad extrínseca y comprobar la necesidad de graduación mediante la dilatación pupilar.

Tratamiento

En los casos menos acentuados puede ser suficiente aplicar las mismas medidas que en la Ambliopía, es decir, la oclusión del ojo sano mediante un parche, graduación adecuada o la realización de un plan de ejercicios de Terapia visual.

En los casos más complicados puede ser necesario recurrir a la cirugía para actuar sobre los músculos motores de los ojos.

Preguntas Frecuentes de los Trastornos Oculares Infantiles

¿Puede la luz ser perjudicial para los ojos de los niños?

En términos generales no. De hecho es bueno el contacto con la luz para el correcto desarrollo de los ojos. Ahora, si vamos a pasar un día en la playa, al igual que en el caso de los adultos, es conveniente proteger nuestra vista de forma adecuada con unas gafas de sol. Hay que tener en cuenta que los niños son tres veces más sensibles a la radiación solar que los adultos.

¿Pueden los niños pasar un tiempo prolongado delante de una pantalla?

Como en el caso de los adultos, se recomienda una exposición moderada delante de las pantallas y a una distancia correcta (dos metros delante de un televisor de tamaño mediano, 50 centímetros en el caso de un ordenador o pantalla similar).

¿Es posible la corrección total de la ambliopía?

Sí, prácticamente la totalidad de los casos de este trastorno ocular infantil es posible corregirse completamente siempre y cuando se detecte a tiempo.

¿Son la Ambliopía o el Estrabismo hereditarios?

En ambos trastornos oculares infantiles pueden producirse en los niños por influencia genética. Pero las causas de estos trastornos son tan variadas que no se puede afirmar que si un niños sufre alguno de los dos es por trasmisión de uno de sus padres. Podemos decir simplemente que los niños cuyos padres sufrieron en el pasado de ambliopía o estrabismo  tienen más posibilidades de experimentarlos también ellos.

Preguntas sobre la operación de

El equipo más profesional

Clinilaser cuena con un equipo médico profesional altamente cualificado y con una dilatada experiencia curando trastornos oculares infantiles. No podría dejar su vista en mejores manos.

La Tecnología más avanzada

Nuestras capacidades tecnológicas cuentan con los equipos más avanzados para que podamos corregir los trastornos oculares infantiles de nuestros pacientes más “peques” con las mejores garantías.

Las mejores instalaciones

Clinilaser dispone de unas instlaciones idóneas para tratar los trastornos oculares infantiles con la mayor seguridad y comodidad para el paciente. Te abrimos la puerta para que te sientas como en casa.

Nuestros pacientes nos recomiendan

No hay mejor publicidad que la que nos hacen los padres que han traído a sus hijos para que tratemos sus trastornos oculares infantiles. 100% grado de satisfacción y un gran agradecimiento.