¿Ojos saltones? Podríamos estar hablando de un problema de tiroides - Clinilaser Clínica Oftalmológica
 

¿Ojos saltones? Podríamos estar hablando de un problema de tiroides

Home » Conocimiento » ¿Ojos saltones? Podríamos estar hablando de un problema de tiroides

Ojos saltones. Es uno de los síntomas de algunas personas aquejadas de hipertiroidismo, pero ¿por qué se produce este fenómeno? Hablamos de la oftalmopatía tiroidea, un proceso inflamatorio que afecta al globo ocular y que tiene como síntomas, además de un abombamiento del globo ocular,  la inflamación de los párpados, lagrimeo, sensación de arenilla, fotofobia, dolor ocular, visión doble e incluso pérdida de visión.

 

“Hablamos de una enfermedad autoinmune por la que el sistema inmunológico ataca a la glándula tiroides. Son los propios anticuerpos los que reaccionan contra los músculos extraoculares y los tejidos orbitarios, provocando una inflamación que suele durar entre seis meses y un año, aproximadamente. También puede darse un aumento de la presión tras el ojo conocida como exoftalmos. Aunque van de la mano, es posible que, una vez iniciado este proceso, y a pesar de mantener controlada la enfermedad tiroidea, la oftalmopatía pueda progresar”, explica el Dr. Carlos Izquierdo, oftalmólogo responsable de la Unidad de Oculoplastia, Órbita y Vías Lacrimales de Clinilaser.

 

Con mayor afectación entre mujeres de entre 25 y 50 años, no todos los afectados por esta oftalmopatía  padecen de hipertiroidismo, si bien el 85% de quienes la padecen lo sufren. “Pero también se dan casos, aunque muchos menos, en pacientes con hipotiroidismo y normotiroidismo”, señala el oftalmólogo.

 

El diagnóstico precoz vuelve a ser importante para el tratamiento de esta patología, que en sus primeros meses puede ser tratada sin necesidad de una cirugía y, en estadios muy avanzados, puede llegar a una pérdida de visión grave. Para ello, el paciente deberá estar en contacto con su endocrino y su oftalmólogo, para un correcto abordaje.

 

“En la consulta del oftalmólogo, recomendaremos mantener lubricado el ojo y utilizaremos suplementos de selenio. En el caso de una orbitopatía moderada a grave, podríamos llegar a recetar corticoides por vía endovenosa para mejorar  el cuadro clínico. La recuperación en estos casos en los que el diagnóstico es temprano es bastante rápida y el paciente verá mejorados los síntomas en una semana, por regla general. También de ser necesario se podría abordar con radioterapia por su efecto antiinflamatorio”, afirma el Dr. Izquierdo.

 

Pasada la fase inflamatoria, habrá quienes sufran secuelas funcionales o estéticas, como estrabismo o retracción palpebral, que deberán ser corregidas con el tratamiento quirúrgico apropiado. También pueden ser necesarias cirugías descompresivas para corregir la agudeza visual provocada por el exoftalmos.

 

Como en muchas otras patologías, se recomienza abandonar el tabaquismo, ya que este parece influir directamente en las recidivas y, desde luego, en el control de la función tiroidea.