Glaucoma y Hábitos de vida - Clinilaser Clínica Oftalmológica
 

Glaucoma y Hábitos de vida

Home » Conocimiento » Glaucoma y Hábitos de vida

El glaucoma es uno de los principales responsables de la ceguera en personas adultas. Aunque hoy por hoy no disponemos de un tratamiento para revertir la enfermedad, si se diagnostica a tiempo podemos detener su avance. También es importante destacar que no hay nada que podamos hacer para prevenir su aparición. De todas formas hoy queremos hablaros de la relación entre glaucoma y hábitos de vida para desmitificar algunas ideas que pueden ser erróneas para asegurarnos que todos somos conscientes de los riesgos que tiene esta enfermedad y cuál es la mejor forma de combatirlos.

 

Es importante destacar que aunque hay varias modalidades de Glaucoma, la más habitual se produce por el daño que puede sufrir nuestro nervio óptico por un aumento de la presión ocular.

 

GLAUCOMA Y HABITOS DE VIDA SALUDABLES

 

Teniendo en mente el impacto que tiene la presión en nuestros ojos es recomendable un consumo moderado de cafeína para los pacientes con glaucoma. Sin embargo no hay evidencias para desaconsejar ni aconsejar el consumo de té o chocolate. Aunque como en todo, la moderación siempre es una buena guía.

Cuando hablamos de glaucoma y hábitos de vida saludables, muchas personas piensan en métodos “naturales” como la acupuntura, los masajes o el tratamiento con hierbas (Ginkgo biloba, Erigeron breviscapus, Salvia miltiorrhiza, Lycium barbarum). Queremos destacar que no se pueden recomendar como tratamientos para el glaucoma ninguna de estas técnicas, u otras similares) por no haberse podido demostrar suficiente eficacia desde un punto de vista científico. En caso de dudas siempre, siempre, siempre consulta con tu oftalmólogo.

 

ALTITUD, TEMPERATURA Y GLAUCOMA

 

Cada vez viajamos más y más a mendo, ya sea por motivos profesionales o puramente lúdicos. Viajar en avión o vivir a grandes alturas prolongadamente no afectan al glaucoma. Sin embago determinados pacientes pueden tener más síntomas en casos de ascensos rápidos no presurizados (parapente, paracaidismo).

 

El frío intenso puede deteriorar el nervio óptico de pacientes con síndrome de Raynaud (los pacientes migrañosos, con manos y pies fríos y manifestaciones compatibles deben precaverse de la exposición al frío intenso).

 

GLAUCOMA Y EJERCICIO FÍSICO

 

Dentro de esta enumeración de relaciones entre glaucoma y hábitos de vida, el ejercicio físico merece una mención especial. Es importante destacar que, pese a lo que hayas podido escuchar en otros lados, no hay ningún ejercicio de “relajación visual” que influya en el curso del glaucoma.

 

El ejercicio aeróbico (carrera, natación, ciclismo…) es beneficioso para la presión intraocular y el desarrollo del glaucoma. Los pacientes en mejor forma física tienen una presión intraocular más baja. Así que tanto para el glaucoma o para prevenir la aparición de otras enfermedades… ¡haz deporte!

 

El buceo no es perjudicial para el glaucoma, y tampoco el alpinismo.

 

Los pacientes que han sido intervenidos de glaucoma deben extremar la protección ante golpes y traumatismos, dado que muchas intervenciones hacen al ojo más vulnerable. Unas gafas de protección adecuadas son muy recomendables si hay posibilidad de que ocurran estos accidentes cuando estemos practicando deporte.

 

Los pacientes con síndrome de dispersión pigmentaria, un pequeño grupo de pacientes con glaucoma, pueden experimentar subidas importantes de presión intraocular con el ejercicio. Esto no quiere decir que el ejercicio les esté prohibido, sino que debe analizarse la situación cuidadosamente y asegurarse del control adecuado de la enfermedad. También los pacientes con glaucomas muy avanzados deben ser muy precavidos.

 

Las gafas pequeñas de natación pueden subir la presión intraocular. En pacientes con glaucoma deben utilizarse gafas más amplias que apoyen en el hueso, no en el globo ocular.

 

El levantamiento de peso o la utilización de máquinas de ejercicio deben moderarse en pacientes con glaucomas avanzados o de tensión normal. Los ejercicios con peso excesivo o los que exigen contener la respiración durante el esfuerzo son los desaconsejables.

 

La práctica regular de yoga no es necesariamente perjudicial para el glaucoma, pero los ejercicios de yoga cabeza abajo pueden aumentar la presión intraocular, por lo que encontramos recomendable examinarse previamente a emprender esta actividad, y evitar en la medida de lo posible los ejercicios cabeza abajo.

 

GLAUCOMA Y MÚSICA

 

El uso de instrumentos de viento metálicos (trompeta, saxofón…) o con boquillas de alta resistencia pueden aumentar la presión intraocular. Pueden encontrarse aumentos similares en cantantes que exhalan gran cantidad de aire. Estas variaciones dependen de la técnica utilizada, pero es conveniente buscar consejo si se realizan estas actividades de manera habitual.

 

GLAUCOMA Y LECTURA

 

La lectura no es peligrosa en el glaucoma. Hay incluso algún indicio de que la lectura podría bajar la presión intraocular, particularmente en algunos pacientes. Sólo un tipo particular de pacientes, los que tienen síndrome de dispersión pigmentaria, si notan visión borrosa tras la lectura prolongada deben ser sometidos a una exploración oftalmológica.

 

Como estamos inmersos en un mundo digital debemos hablar en este articulo de glaucoma y hábitos de vida sobre el mundo de las pantallas. Y lo hacemos para tranquilizar: no existe ninguna correlación entre el uso de ordenadores, dispositivos electrónicos, teléfonos móviles y glaucoma

 

GLAUCOMA Y ALIMENTACIÓN

 

No hay suficiente evidencia para recomendar un cambio de dieta a los pacientes con glaucoma, aunque hay indicios acerca de que un incremento del consumo de fruta y vegetales podría ser beneficioso. Pero esto no justifica aumentar ex-profeso la cantidad de antioxidantes y vitaminas, dado que algunos podrían incluso estar relacionados con un mayor riesgo de glaucoma.

 

Incrementar el consumo de frutas y vegetales es más beneficioso que tomar suplementos en cápsulas, sobres o jarabes.

 

Pese a la multitud de estudios realizados para estudiar el glaucoma y los hábitos de vida alimentarios no se ha podido concluir con certeza que la ingesta de suplementos antioxidantes o vitamínicos sea beneficiosa para el glaucoma (aunque hay ciertos estudios que apuntan resultados positivos, no está suficientemente demostrado como para establecer una recomendación general para su uso).

 

Además, no está claro que el aumento de consumo de ácidos grasos omega-3 o 6 sea beneficioso para el glaucoma.

 

Eso no quiere decir que no sea un tema estudiado. Se han desarrollado multitud de estudios exhaustivos para intentar averiguar científicamente si se puede establecer alguna recomendación dietética, o si hay algún suplemento nutricional o aporte de vitaminas que pueda ser beneficioso para el glaucoma. Todos estos estudios han dado resultados negativos: desafortunadamente ninguna de estas alternativas produce una mejoría en el glaucoma.

 

También han sido realizados a conciencia multitud de estudios para evaluar las “medicinas alternativas” (desde nuestra clínica no estamos totalmente de acuerdo con el término, dado que sólo existe una medicina: la que funciona; todos los tratamientos o consejos que se ofrezcan a los pacientes deben demostrar su eficacia, y debemos sospechar de cualquier excusa a este respecto. La medicina siempre ha incorporado todos los tratamientos que funcionan a su arsenal en beneficio de los pacientes, y ha ido dejando de lado los que han sido superados), y han ofrecido los siguientes resultados:

 

Las recomendaciones dietéticas generales para mantener una salud adecuada son válidas también para el glaucoma.

 

TABACO, ALCOHOL, DROGAS Y GLAUCOMA

 

No existe una asociación entre tabaquismo y glaucoma de ángulo abierto. Sin embargo, el consumo de tabaco puede empeorar el curso de glaucomas de tensión normal y es un riesgo evidente y nefasto para la salud general.

 

La marihuana o el hachís no son beneficiosos para el glaucoma. Aunque puede bajar la presión intraocular, lo hace de forma errática e insuficiente para constituir un tratamiento recomendable, y puede precipitar glaucomas de ángulo cerrado por su efecto de dilatación pupilar.

 

No hay relación entre alcohol y glaucoma. Recordamos que aquí estamos hablando del glaucoma y hábitos de vida. Así que el hecho de que el alcohol no afecte a esta enfermedad no quita para recordar que el alcohol es perjudicial para la salud.

 

Por último, hay que destacar que cualquier droga que produzca dilatación pupilar es un riesgo para el glaucoma de ángulo cerrado.

 

SUEÑO Y GLAUCOMA

 

En relación con el glaucoma y los hábitos de vida nocturna, el insomnio no tiene relación con el glaucoma.

 

La posición boca abajo para dormir no es recomendable ni para sujetos sanos ni con glaucoma. En caso de dormir sobre un lado debe elegirse dormir sobre el lado con menor daño glaucomatoso.

 

Parece haber una relación entre el síndrome de apnea obstructiva del sueño y el glaucoma.

 

HORMONAS Y GLAUCOMA

 

El embarazo no supone un factor de riesgo para el glaucoma. De todas formas las mujeres con glaucoma terminal deben consultar con su oftalmólogo si desean quedarse embarazadas.

 

El parto vaginal no supone un riesgo para el glaucoma. Tampoco la lactancia lo supone.

 

Algunas medicaciones antiglaucomatosas pueden resultar nocivas para el feto, por lo que es imprescindible consultar acerca de esto con el oftalmólogo y aclarar qué tratamiento seguir.

La terapia estrogénica postmenopáusica no empeora el glaucoma, pudiendo tener un leve efecto protector.

 

VIAGRA Y GLAUCOMA

 

Es necesario tener precaución en el uso de estos medicamentos en casos avanzados de glaucoma.

 

HIPERTENSIÓN ARTERIAL Y GLAUCOMA

 

Pese a lo que podamos pensar de forma intuitiva existe una relación débil entre la tensión arterial y el glaucoma. La presión intraocular no es más alta en pacientes hipertensos, ni son éstos más proclives a desarrollar glaucomas.

 

Sí puede existir riesgo en casos de hipotensión arterial, dado que la tensión baja puede comprometer la llegada de sangre al nervio óptico. No sólo los pacientes hipotensos, sino algunos hipertensos que tienen un tratamiento excesivo pueden experimentar empeoramientos en la evolución de sus glaucomas. A menudo los descensos de tensión arterial de los pacientes tratados se dan durante la noche, siendo ésta normal durante el día.

 

Como parte de una buena relación entre el glaucoma y hábitos de vida, es recomendable un buen control de la tensión arterial las 24 horas para la mejor evolución del glaucoma.